LAS CERVICALES Y LA PRIMAVERA.

La semana pasada hablamos de las contracturas de una manera general, viendo cómo tratarlas desde la Osteopatía. En esta entrada vamos a centrarnos en la zona cervical, una de las partes de la espalda que más se contractura y más problemas nos causa habitualmente.

Es habitual que pensemos antes de nada que este problema aparece por las malas posturas, pero mi experiencia en la consulta de Osteopatía me dice que se debe sobre todo, y principalmente al estrés. En algunos de los post anteriores hemos hablado del estrés, y de diferentes técnicas que hay para combatirlo, así que no me voy a detener en hablar de ello.

Sin embargo sí quiero hablar, brevemente, de la relación que tiene esta patología con el hígado y la vesícula biliar según la MTC (Medicina Tradicional China) y su tratamiento con Osteopatía. Más o menos por donde caen los pulgares del chico de la foto, se encuentra el 21 de VB (meridiano de vesícula biliar). Este punto se suele bloquear con mucha frecuencia cuando estamos muy estresados y adoptamos la postura de elevar los hombres que denota una gran tensión, que nos hace estar preparados para el peligro, sea este real o no. Al bloquearse este punto se produce un estancamiento de la energía y de la sangre y seguidamente la aparición de la contractura, que con el paso del tiempo (a veces muy poco), hace que aparezca dolor de cabeza o migrañas, además de dolor al movimiento (tortícolis).

En la sesión de Osteopatía lo que haremos será tratar de desbloquear el canal de VB con el trabajo Visceral en la misma vesícula biliar y en el hígado y también los puntos 20 y 21 de VB con presiones para eliminar el estancamiento de energía que se ha producido y permitir que vuelva a fluir la sangre y que se oxigenen bien los músculos. Haremos también elastificaciones y estiramientos, además de manipulaciones, si es necesario, con el fin de liberar todo el tejido de la zona y devolver el movimiento al cuello.

Si la semana pasada no pudiste leernos este fue el articulo La primavera y las contracturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *